MÉTODO TRIZ

TRIZ es el acrónimo ruso de Teoría para la Resolución de Problemas Inventivos. Esta teoría surge del análisis que inició y consolidó Genrich S. Altshuller y que sus discípulos han continuado hasta el estudio de más de 2,5 millones de patentes de todo el mundo. Con ello, se han identificado principios y pautas de organización del conocimiento para la resolución de problemas técnicos de gran dificultad, que requieren soluciones totalmente innovadoras e ingeniosas. En la actualidad, diversos equipos científicos e industriales están profundizando y avanzando en esta metodología y sus resultados aportando sistemas de análisis sistemático y didáctico de problemas

 La práctica de TRIZ nos permite:

Simplificar técnicamente los productos y los procesos, ganando en costes, fiabilidad y vida media. La mejor máquina es la que no existe pero sus funciones siguen dando servicio.

Resolver conflictos y contradicciones técnicas sin necesidad de soluciones intermedias ni de optimización del compromiso.

Concebir de forma rápida, las próximas generaciones de productos y procesos. Reducir el ciclo de desarrollo partiendo inicialmente de un concepto correcto.

  TRIZ AYUDA a CREAR PRODUCTOS y PROCESOS INNOVADORES de FORMA RÁPIDA y SENCILLA

 ¿Quién utiliza y cómo funciona TRIZ?

 TRIZ permite a la dirección de la empresa estructurar el proceso creativo técnico, al tiempo que fomenta  una actitud más positiva respecto a la innovación de productos y procesos.

TRIZ ayuda a técnicos de diseño, de calidad, de I+D, de oficina técnica, de fabricación,… en cuatro aspectos:

  • Resuelve los conflictos técnicos (cuando la mejora de un parámetro o componente de un sistema, conlleva la penalización de otro), aplicando principios de invención estandarizados. TRIZ evita llegar a soluciones intermedias o de optimización del compromiso.
  • Conduce hacia el conocimiento científico y técnico, necesarios para resolver el problema. En muchas situaciones la dificultad del problema estriba en que la solución está fuera del campo de especialidad del técnico, de la empresa, del sector, o incluso de la industria en general.
  • Es una excelente herramienta para la previsión tecnológica. Esto es, dada una necesidad funcional cualquiera, TRIZ predice con detalle, un abanico de diseños novedosos que satisfarán la función.
  • Las soluciones obtenidas son en muchos casos patentables, y la propia metodología ayuda a conseguir una mejor calidad en la cartera de patentes.

TRIZ  es la nueva metodología para la innovación estructurada: ¡ creatividad sistemática integrable en los planes de calidad !